September 13, 2016

Tolerancia Y Respeto

Yo creo que uno de los signos más significativos en el ser humano cuando empieza a despertar, cuando empieza a tomar consciencia, es el de empezar a  ser más tolerante, más respetuoso. Por lo menos eso me pasó a mí.

Yo vivía con la continua necesidad de tener la razón, yo creía que mi palabra era única, que lo importante y valedero eran mis opiniones y cuando alguien me contradecía entraba en un estado de inconformidad tal,  que siempre creía que mi interlocutor era el que estaba equivocado y que sus opiniones no tenían fundamento ni valían la pena.

Que ego tan grande, aprovecho esta memoria para pedir perdón y perdonarme por todas las situaciones que cree en mí y que me ocasionaron dolor y sufrimiento.

Hoy gracias a mis maestros, a mis seres de luz y a la Divinidad que hay en mi, he aprendido, que tener la razón no vale la pena, en cambio aprender a aceptar en armonía las ideas del otro así sean totalmente contrarías a las mías, es aprender a vivir.

Siempre que entramos en discusión con alguien por una opinión contraria a la nuestra, siempre que juzgamos el actuar de una persona, siempre que censuramos, que criticamos, siempre que queremos cambiar el pensamiento de alguien estamos dándole un gran banquete al ego, ya que hay veces es tan fuerte nuestro pensar que ni siquiera escuchamos las razones del otro, que de hecho son tan poderosas, tan serias y tan valederas como las nuestras; porque lo importante es tener la razón, lo importante es ganar, lo importante es demostrar que yo soy más, que el que se y mando soy yo.

Que desgaste, que error tan grande para llegar a una  verdad que cada uno tiene de acuerdo a su modo de vivir, de acuerdo a su grado de evolución, de acuerdo a la manera cómo ve y recibe el mundo.

Hoy por ejemplo yo estoy viviendo  y creo que muchos de ustedes, desde mi capacidad de ver las cosas un momento en donde está en una esquina el miedo, el temor, la desconfianza y en la otra esquina  la ilusión, la esperanza, la alegría.

Hoy para mi todos tenemos la razón, hoy todos tenemos derecho a dudar, a no creer, a pensar en las consecuencias, pero también tenemos derecho a soñar, a creer, a confiar, a esperar con ilusión.

Hoy yo por ejemplo me pregunto, quien tiene la razón?, quien tiene la verdad revelada? Y como una persona del común pienso por un lado en todo el costo que tendremos que asumir no solo en dinero sino en ceder espacios, en conceder razones, en aceptar acuerdos contrarios quizás a nuestros  principios y valores, y por el otro lado pienso en la gran oportunidad que tenemos de encontrar la armonía, de librarnos  del dolor, de la angustia, de la incertidumbre, de las madres que lloran la pérdida de sus seres queridos, de las viudas y simplemente pienso que tenemos una responsabilidad única, grande, histórica donde debe prevalecer la razón del querer ser sobre la razón del querer ganar.

Aprendamos a escuchar, aprendamos a aceptar, aprendamos a valorar la opinión del otro, respetemos los miedos y las circunstancias que viven en el otro, no armemos más tormentas, expresemos nuestras opiniones con respeto por el contrario, sin pasión, sin juicios, entendamos desde nuestras diferencias. Tengamos presente siempre que nuestro mundo exterior, es el reflejo de nuestro interior, cuando entendamos esto aprendemos que muchas veces es mejor callar que seguir queriendo encontrar una razón que nunca vamos a encontrar.

Con infinito amor,

Beatriz Elena

Inspiración para todos los
días en Facebook.

Beatriz Elena Navia M. - 2019
¡DESCARGA GRATIS!

Los 4 Pasos Espirituales para VIVIR LIBRE DE ENFERMEDAD

Autorizo el tratamiento de mis datos personales. HE ENTENDIDO la información sobre Protección de Datos y Política de Privacidad y doy el consentimiento informado y no tengo ninguna duda al respeto. A través de estos datos, también recibirás acceso a nuestras comunicaciones, ofertas exclusivas y consejos útiles. Nunca compartimos tu información con terceros y puedes darte de baja en cualquier momento.
¡Descárgalo e inicia tu auto-sanación!
Descarga el Mapa de Ruta
Asegúrese de completar todos los espacios.