September 12, 2017

Suelta El Control

Para crear cualquier cosa que necesitemos o que queramos en nuestra vida es necesario, tener claridad en lo que verdaderamente deseamos y tomar acción, por eso no podemos confundir el soltar el control con la inactividad total. Hay que tomar las riendas con total responsabilidad pero permitiéndole al universo que actué.

CONTROL: La palabra control proviene del término francés controle y significa comprobación, inspección, fiscalización o intervención. También puede hacer referencia al dominio, mando y preponderancia.

En el transcurso de nuestra vida siempre hemos creído que tener el control, es indispensable para que las cosas salgan como necesitamos y hoy así no lo entendamos o no nos guste tengo que decirle que no es tener el control lo indispensable sino estar en presencia, estar consciente de que queremos, cuáles son nuestros pensamientos y si estos están vibrando en la misma frecuencia de nuestros deseos, para permitir sorprendernos con todo lo que la vida nos ofrece cada minuto.

El tener el control, nos impide fluir, queremos que las cosas sigan el curso que hemos planeado milimétricamente y nos resistimos a ver los otros regalos que el universo nos tiene, generándonos tristeza, irritabilidad, inconformidad.

Nos revelamos y no soportamos que nada de lo que habíamos planeado suceda de manera diferente.

Esto nos frustra

Nos hace sentirnos tristes y sobre todo víctimas.

El control no es más que una expresión de miedo

El control nos hace prisioneros de nuestra propia vida.

El control impide que fluyamos.

El control impide confiar.

El control es lo que nos hace que luchemos con la vida, que tengamos una continua confrontación con lo que hemos soñado y el resultado de lo que obtenemos, porque creemos que lo que queremos es lo ideal, es lo que realmente nos va hacer feliz.

Tenemos expectativas y nos llenamos de miedo de pensar que no van a suceder. Que las cosas no van a ocurrir como yo las planee.

El hábito de controlar se puede manifestar como un intento de tener el mando sobre las situaciones y las personas, pero también conteniendo los deseos, sentimientos y necesidades.

Desde muy pequeños nos enseñan a reprimir y a controlar nuestros verdaderos sentimientos, buscando actuar y comportarnos como lo esperan los demás para así obtener el afecto y la aprobación por parte de ellos. Esto nos lleva a esconder muchas veces, nuestros verdaderos pensamientos y sentimientos, mostrando una cara diferente.

El control nos vuelve rígidos, y la mayoría de las veces se alimenta del perfeccionismo, la auto exigencia y la exigencia a los demás, un sentido de superioridad, o de un hábito de manipular a otros, que pone en riesgo nuestro balance personal, además, del bienestar de las relaciones que mantenemos con otras personas. También, nos puede llevar a posponer siempre el placer por el deber.

La búsqueda del control, se puede convertir en una lucha contra otros y contra las circunstancias, convirtiéndonos en personas guerreras, agresivas, intolerantes, defensivas y hasta manipuladoras, siempre con la justificación perfecta para nuestro comportamiento y actitud.

El ejercer control en todo nos hace prisioneros, nos impide amar y no lo digo como el sentimiento, sino como nuestra esencia divina, porque nos limita, nos cohíbe, no nos deja ser, no nos deja reconocernos en el otro, no nos permite vernos en el otro como una extensión de nosotros mismos.

Cuando entendemos que nuestra vida es como un rio, que debemos dejar que fluya, que aunque hayan muchas cosas que no sean fáciles de comprender pero seguimos en ese presente, sin pasado y sin futuro solo en el aquí y en el ahora, y que aunque las cosas se retrasen un poco, estamos allí sostenidos, aferrados a un propósito pero sin expectativas, simplemente abiertos, llenos de ilusión y de sabiduría para recibir todo lo que está por llegar, porque allí es donde aparece la magia de la vida y surge el milagro. Empiezan a aparecer las personas que necesitamos, nos hacen esa propuesta que estábamos esperando, se termina una relación, se acaba un empleo y nosotros al soltar el control, empezamos a disfrutar de cada uno de estos acontecimientos absolutamente confiados de que todo sucede siempre por nuestro bien mayor.

A través de nuestra presencia creamos la vida que queremos pero para esto debemos fluir para permitir que llegue.

Debemos confiar.

Debemos trabajar pero no en contra de la corriente.

Debemos aprender a manejar la incertidumbre.

Si deseamos desde nuestro corazón, con una verdadera y clara intención recuperar la serenidad, el buen humor, la paz, la armonía, construir unas relaciones sinceras y espontáneas, debemos empezar a soltar el control.

Todos estamos en un proceso evolutivo, pero en diferentes niveles, eso tenemos que entenderlo, en la medida en que yo entiendo que cada situación vivida, que cada persona que se cruza en mi camino forma parte de una realidad construida por mí para lograr cumplir con mi propósito de vida, en esa medida entiendo y aprendo a percibir y a aceptar al otro desde su perfección, allí se acaba la competencia, allí se acaba la lucha, allí se acaba la exigencia, allí se acaban los resultados, allí se acaba la carencia, allí es cuando se empieza a aprender a vivir desde lo que verdaderamente somos; AMOR PURO.

Cuando tu confías plenamente y te entregas porque sabes que dentro de ti hay un ser inmenso, que te ama, que quiere siempre lo mejor para ti, que permite que tu creas y vivas la vida que tú quieras, sin controlarte, sin juzgarte, sin criticarte, sin castigarte, allí empiezas también a entender que no hay nada para controlar, que no hay que tener expectativas, porque esas expectativas pertenecen al futuro y el futuro no existe, lo único verdadero es el aquí y el ahora.

Date permiso para vivir en esa deliciosa incertidumbre, confiando siempre de que lo que va a suceder será siempre lo mejor para ti, aun cuando en un principio las cosas sean dolorosas, frustrantes o negativas.

La Presencia, la Sabiduría, el Amor y la Disciplina para accionar y poder sostener tus objetivos te empoderan y te llenan de confianza para empezar a entender que lo que recibes es siempre lo que necesitas para Re-descubrir tu verdadera esencia.

Con Infinito Amor.​

Beatriz Elena.

Inspiración para todos los
días en Facebook.

Beatriz Elena Navia M. - 2019
¡DESCARGA GRATIS!

Los 4 Pasos Espirituales para VIVIR LIBRE DE ENFERMEDAD

Autorizo el tratamiento de mis datos personales. HE ENTENDIDO la información sobre Protección de Datos y Política de Privacidad y doy el consentimiento informado y no tengo ninguna duda al respeto. A través de estos datos, también recibirás acceso a nuestras comunicaciones, ofertas exclusivas y consejos útiles. Nunca compartimos tu información con terceros y puedes darte de baja en cualquier momento.
¡Descárgalo e inicia tu auto-sanación!
Descarga el Mapa de Ruta
Asegúrese de completar todos los espacios.