October 2, 2017

NUESTRO ESTADO DE CONSCIENCIA Y LAS “IRMAS”​

Todos de alguna u otra manera nos “preocupamos” por las manifestaciones que está teniendo la tierra. Nos empezamos a preguntar Que puede estar pasando? “será la furia de Dios”, “será un castigo”, “estamos viviendo cosas horribles”.

Nosotros en esta 3D, creemos que solo somos nuestra parte física, eso hace que creamos que todo lo que sucede esta fuera de nosotros, no forma parte de nosotros; por eso las “tragedias” que nos tocan, que vemos por diferentes medios, que sentimos cerca, las vemos como cosas ajenas, como cosas lejanas como cosas que les pasan a los otros.

Sin embargo cuando se producen movimientos del agua, del aire, de la tierra se generan sensaciones de angustia, de impotencia, de miedo, de tristeza; es por eso que cuando sucede una “tragedia”, empezamos a pedir que nos unamos en oración, que hay que rezar, siendo esta la primera acción que muestra que lo que pasó esta allá lejos, que está fuera de mí, por lo tanto tengo que pedir ayuda para que alguien afuera controle la situación, para que alguien haga algo, para que alguien actúe.

Que diferente sería si yo traigo a mi consciencia que eso que está pasando en el planeta, tiene que ver conmigo, tiene que ver directamente con todos mis pensamientos, con todas mis emociones y en vez de pedir oración para que la naturaleza deje de expresarse y deje de llorar, permitirme entrar en silencio para conectarme con mi Divinidad para encontrar mi centro lograr calmar todas mis angustias, quejas, juicios y críticas que impiden ser Luz Viviente para actuar desde la presencia, desde la sabiduría, desde el amor y desde la compasión para verme y manifestarme en cada ser humano como una prolongación amorosa y sublime de mí mismo.

La expresión todos somos uno, no es simplemente una expresión amorosa o algo que forma parte de la nueva era, esta afirmación es una gran realidad y aunque nos cueste mucho trabajo aceptar, la estructura física del planeta está directamente conectada con nuestra consciencia. No somos pedazos aislados.

Nuestra conciencia y la parte física de la vida están completamente unidas. La materia es conciencia. Somos uno con el planeta, somos uno con el universo.

Cuando vemos un objeto frente a nosotros, normalmente tenemos la sensación de que está fuera de nosotros. Pero es solo una apariencia. En realidad, el objeto está en nuestra conciencia.

No podemos olvidarnos que nuestras palabras, nuestras emociones, nuestros sentimientos están totalmente ligadas a la tierra e interactúan con la materia.

Lo primero que responde a nuestras emociones y a nuestros pensamientos es nuestro cuerpo, de aquí viene que las enfermedades son la respuesta a todas las emociones y pensamientos que hemos acumulado en nuestra vida.

También nuestro entorno reacciona a nuestro estado de consciencia y a la frecuencia vibratoria que tengamos en ese momento. Las plantas se ponen más lindas si se le hablas, las casas se deterioran si se dejan abandonadas, sientes cosas “agradables” o “desagradables” cuando llegas a un lugar, nos encontramos con una persona y ese encuentro nos puede generar atracción o rechazo; esto confirma nuevamente que todos formamos parte del universo y que mi frecuencia vibratoria incide en mi relación y aceptación de cuanto hago y me rodea.

Yo soy una célula del planeta, por eso en la medida que yo elevo mi vibración, calmo la producción de pensamientos “trágicos”, empiezo a manejar mis emociones, comienzo a vivir en el aquí y en el ahora en total presencia, en la medida en que creo y vivo en amor, compasión y sabiduría mi relación con el universo cambia, mis emociones y pensamientos catastróficos se calman y de esa manera yo empiezo a vivir una realidad diferente, una realidad de paz, una realidad de aceptación, por lo tanto mi conexión con la tierra será mucho más serena permitiendo serenidad y paz en mi interior y en mi exterior.

Como es en este momento tu relación con tu vida?, Como es tu relación actual con tu mundo?, con tu realidad?, con tu cotidianidad?, Qué estas sembrando en tu vida? Que semillas le estas entregando a la tierra?

Si dentro de mi hay ganas de acabar con el mundo, si dentro de mi hay ganas de matar, si dentro de mi hay ganas de que a ti te vaya mal, si yo creo que soy más que tú, si yo creo que yo me merezco más que tú, estoy viviendo en un

total desequilibrio, si yo sigo creyendo y viendo que yo soy el bueno y que tú eres el malo sigo de manera desbordada creando catástrofes en mi vida que se verán reflejas en el comportamiento del planeta.

Manifiesta desde tu corazón total calma, total plenitud, total presencia para que eso mismo se empiece a manifestar en la tierra.

Hoy quiero pedirles que activemos nuestra consciencia, que veamos nuestra responsabilidad en todo lo que está sucediendo, que tomemos plena consciencia de la época que estamos viviendo, de los cambios energéticos tan grandes que están sucediendo, el cual uno de los más poderosos es que ya lo que no necesitamos se tiene que ir. Por eso nuestra tarea es desocupar esa mochila, deshacernos de todas las creencias limitantes y pensamientos que sabemos que ya no necesitamos, saquemos de la maleta todo lo que ya no nos sirve y soltemos, porque si no lo hacemos nosotros alguien lo tendrá que hacer. Tenemos que desocuparnos para poder llegar al gran vacío y desde ese vació empezar a crear la vida que tanto hemos deseado.

Lo mismo sucede con la tierra, cuando ella se da cuenta que está teniendo células, que ya no necesita, que no le están generando nada “bueno”, se sacude, tiembla, barre y suelta todo lo que ya no necesita. Suena fuerte, suena duro, pero así es la vida y debemos entender que debemos empezar a ver más allá de lo que nos muestran nuestros 5 sentidos, ya que con ellos solo podemos ver una mínima parte de lo que extenso y grande que es el universo.

El ver solo con nuestros 5 sentidos es seguir responsabilizando al exterior de lo que me pasa, es seguir creyendo que lo que sucede allá fuera no tiene nada que ver conmigo. Hasta que tú no despiertes esa consciencia de unidad la tierra desafortunadamente va a seguir su proceso de limpieza.

El 75% de nuestro cuerpo es agua. El agua tiene que ver con la emociones, y aunque creas que es coincidencia, el 75% del planeta también es agua, es por eso que cuando nuestras emociones están en conflicto, se producen grandes “Irmas” internas que buscan como salir, y es entonces cuando reaccionamos, cuando explotamos sin darnos cuenta las consecuencias que producen. Esto mismo sucede en el corazón de la tierra.

Por eso es importante dejar de luchar con nuestros aprendizajes, que dejemos de interferir y juzgar desde mi racionalidad los aconteceres de mi diario vivir, que dejemos de criticar, que dejemos de pelear, que dejemos querer ganar, que dejemos de querer tener siempre la razón, debemos aceptar desde el amor que no hay nadie afuera esperándonos para hacernos daño, que cada momento vivido tiene un significado especial y un valor incalculable en nuestro aprendizaje.

Entendamos que todos somos luz, y que cuando se presentan momentos de oscuridad, esta es la maravillosa oportunidad que me da la vida para encender nuevamente esa luz con mayor intensidad, con mayor fuerza, con mayor luminosidad para poder SER SIEMPRE LO MEJOR DE MI EN CADA MOMENTO DE MI VIDA.

Con infinito Amor.

Beatriz Elena​‍

Inspiración para todos los
días en Facebook.

Beatriz Elena Navia M. - 2019
¡DESCARGA GRATIS!

Los 4 Pasos Espirituales para VIVIR LIBRE DE ENFERMEDAD

Autorizo el tratamiento de mis datos personales. HE ENTENDIDO la información sobre Protección de Datos y Política de Privacidad y doy el consentimiento informado y no tengo ninguna duda al respeto. A través de estos datos, también recibirás acceso a nuestras comunicaciones, ofertas exclusivas y consejos útiles. Nunca compartimos tu información con terceros y puedes darte de baja en cualquier momento.
¡Descárgalo e inicia tu auto-sanación!
Descarga el Mapa de Ruta
Asegúrese de completar todos los espacios.