September 12, 2016

Mi RE-NACER

La vida a través de los años nos muestra inmensidad de posibilidades para alcanzar o lograr aquello que llamamos sueños o metas.

Para cumplir con nuestro propósito de vida en este plano terrenal contamos con ese gran mar de posibilidades?

Yo tengo muy claro que venimos a esta vida terrenal a cumplir con una tarea que previamente hemos pactado, donde tendremos que pasar por una serie de situaciones dolorosas, traumáticas, alegres, felices. En esa decisión de volver, no solo pacto mi propósito de vida sino que elijo cada uno de los actores que me acompañaran a cumplir con esa gran tarea.

Empezamos a crecer y a descubrir que la vida “no es tan fácil”. Descubrimos que para lograr la total complacencia de nuestros padres, debemos hacer lo que ellos dispongan, porque son nuestros padres y les debemos  respeto y obediencia,  que sufrimos por las burlas y maldades que recibimos de nuestros compañeros de colegio, que muertos de miedo nos enfrentamos a los exámenes y a los profesores “ogros” de matemáticas, de inglés, de física en fin de cualquiera de esas materias que por motivos desconocidos no resuenan con nosotros.

Luego viene la tal vez una de las decisiones más importantes de nuestra vida y con ella el cumplimiento de uno de nuestros mayores sueños, salir del colegio y entrar a la Universidad “que quiero estudiar, que me gusta verdaderamente, cual es mi pasión” y con muy poca preparación hacemos elecciones, muchas veces impuestas por nuestros padres,  que con el tiempo, si somos sinceros con nosotros mismos, nos damos cuenta que eso no lo haríamos si no nos pagarán.

Sin saber de dónde ni como empieza a aparecer el Amor, otro sueño cumplido, oh la la el amor! ese sentimiento que empezamos a recibir y a dar  con ilusión, con expectativas, con egoísmos, con dudas, con miedos, con inseguridades y con los dolores del corazón por los desamores, las traiciones, las mentiras, que a pesar de todo sigue alimentando ese sentimiento que creemos hermoso, puro y verdadero, pero que según nuestras vivencias se aleja mucho de la realidad.

De pronto aparece el príncipe azul, ese ser que nos va a cambiar la vida, ese ser al que le podemos entregar todo porque él es el único, él es perfecto, él nos ama y hará hasta lo imposible por hacernos verdaderamente felices donde no abra cabida para la tristeza, para el dolor, para las lágrimas y es así cuando decidimos que con ese príncipe azul formaremos nuestro hogar.

Nace ese nido de Amor con toda la ilusión y la seguridad de que las diferencias con nuestros padres y hermanos van a desaparecer, que de aquí en adelante mi vida va a cambiar radicalmente y yo podré  vivir en una hermosa nube donde solo encontraré bienestar, paz, tranquilidad y la más grande y constante demostración de amor. Otro sueño cumplido. Con toda la ilusión empezamos  ahorrar para tener nuestra propia casa, para poder tener cada uno su carro, para salir de vacaciones fuera de la ciudad por lo menos una vez al año; en fin empezamos a construir una vida juntos donde los créditos bancarios y los ahorros permanentes en todo sentido no se dejan esperar y nuestro plan de vida crece en esa dirección. Hay que ahorrar y no malgastar para poder tener una vida digna.

Tengo que hacer un paréntesis para  decirles, que a pesar de las dificultades normales y naturales de una convivencia de más de 30 años, con mi esposo hemos trabajado por tener una relación con amor, respeto por las diferencias, libertad, armonía, comunicación, alegría y que lo volvería a elegir como mi compañero de vida.

Luego vienen los hijos, ese otro matiz, que tiene el matrimonio, ya la prioridad son ellos, todo se hace para ellos, para que no les falte nada, ellos se convierten en el eje de la relación, aún a costa de nuestros gustos y necesidades, empiezan a crecer y así mismos crecen sus necesidades, sus exigencias y sus gustos. Sus sueños son nuestros sueños, y cada meta alcanzada por ellos es un motivo inmenso de orgullo para nosotros.

No puedo omitir  que en el transcurrir “normal” de la vida se presentan enfermedades, perdidas de seres queridos, dificultades económicas, problemas graves con los hijos, perdidas de trabajos, situaciones dolorosas con amigos que siempre harán que sigamos pensando que “la vida es muy difícil”.

Si volvemos a leer y a interiorizar todo lo vivido con total consciencia nos damos cuenta de que efectivamente “la vida es muy dura” porque la mayoría del tiempo la hemos vivido para los demás, no para nosotros.

Hoy cuando CELEBRO con mayúscula y en negrilla 6 décadas en este mundo terrenal quiero compartirles que hace 15 años, (leer biografía) me encontré con este hermoso camino espiritual que en unión con mis creencias y prácticas religiosas me han llenado de tranquilidad, felicidad y paz. No ha sido fácil ya que siempre me encuentro con  opiniones que alimentan y estimulan mi  ego y las dudas y los miedos se quieren apoderar nuevamente de mí para no dejarme actuar.

Este Re-nacer me ha mostrado que lo más importante en mi vida se llama BEATRIZ ELENA NAVIA M, que si yo me valoró, me amo, me respeto, me cuido, me protejo, asumo total responsabilidad y confió, tengo la capacidad total de entregar lo mismo a los demás, que a través de mi luz puedo iluminar el camino que me llevará a cumplir con mi propósito de vida, que a través de mi confianza en Dios siempre recibiré lo correcto y perfecto para mí, que solo a través de mi  trabajo interior continuo, permanente, verdadero puedo encontrar toda la grandeza de  mi ser.

Nada está afuera, todo está dentro de mí, toda la grandeza del universo me pertenece, toda la abundancia del universo es para mí, tengo el privilegio de recibir armonía, bienestar, siento dentro de mí los latidos de un corazón lleno de amor, siento que dentro de mí se está despertando un ser maravilloso, que trabaja continuamente por estar en el presente, por soltar y borrar todo lo que ya no necesito ni me pertenece, que trabajo en mi para construir una realidad donde solo habite un  inmenso  amor y una profunda paz interior.

Mi mayor y más grande regalo es poderles compartir a ustedes mi historia de vida, de poderles decir a l@s que aún dudan que se deshagan de esos temores, que no dejen las riendas de su vida por ahí sueltas, que recuperen su poder, que se encuentren, que no sigan viendo que los días pasan y sus vidas siguen igual que hace tantos años, que se descubran, que actúen, que dejen las quejas, que tomen todo el amor que hay en sus corazones  y empiecen a manifestarlo, que no se enganchen con las situaciones negativas, que vibren siempre en el amor y para eso lo único que tiene que hacer en Soltar y Confiar en ese Ser Maravilloso, único, sincero amoroso, que vive dentro de cada uno de nosotros...DIOS.

Oración a la DIVINIDAD.

Fluye a través de mí y enséñame a perdonarme por haber creado esta realidad dolorosa. Enséñame a amarme y a sentir gratitud por el don de la vida, por el regalo de mi existencia.

Divinidad deposito en ti todas las memorias y vibraciones negativas que han llegado a mí para que las transmutes en luz en todos los seres de la creación que habitan la tierra desde que la humanidad tuvo inicio y así es.

En la medida en que yo vaya sanando lo harás tú, por eso mismo ahora te digo que lo siento por las memorias de dolor que comparto contigo.

Te pido perdón por unir mi camino al tuyo para sanar.

Te doy las gracias por que estas aquí para mí.

Te amo por ser quien eres.” (Vivi Cervera).

Lo siento, perdóname, te amo, gracias.

Con infinito amor y agradecimiento,

Beatriz Elena

Inspiración para todos los
días en Facebook.

Beatriz Elena Navia M. - 2019
¡DESCARGA GRATIS!

Los 4 Pasos Espirituales para VIVIR LIBRE DE ENFERMEDAD

Autorizo el tratamiento de mis datos personales. HE ENTENDIDO la información sobre Protección de Datos y Política de Privacidad y doy el consentimiento informado y no tengo ninguna duda al respeto. A través de estos datos, también recibirás acceso a nuestras comunicaciones, ofertas exclusivas y consejos útiles. Nunca compartimos tu información con terceros y puedes darte de baja en cualquier momento.
¡Descárgalo e inicia tu auto-sanación!
Descarga el Mapa de Ruta
Asegúrese de completar todos los espacios.