February 13, 2017

Las Exigencias De La Mente

A estas alturas de nuestra vida hemos tenido que entender que nuestra mente y nuestros pensamientos en un alto porcentaje son los que conducen nuestra vida.

Sin querer y sin tener plena consciencia de ello le hemos entregado a la mente todo el poder para que sean los pensamientos los  que conduzcan y produzcan en nosotros  reacciones y actuaciones que no son las esperadas ni  las que hubiéramos querido tener.

En cada una de las etapas de nuestra vida nos han inculcado que debemos hacerhasta lo imposible por tener éxito, que tenemos que luchar mucho para lograr ese éxito, que hay que hacer grandes sacrificios para lograr ese éxito y si lo vemos a la ligera, son unas afirmaciones que pueden tener alguna razón, pero si nos detenemos a pensar un poco descubrimos que el mensaje que nos están dando es que la vida es muy difícil, que es una lucha constante y nos va a costar mucho trabajo lograr lo que tanto queremos.

Es una realidad que todos queremos triunfar, que todos queremos tener éxito, que siempre queremos que todo nos “salga bien”, y quiero aclarar que no solo lo queremos sino que no lo merecemos, pero también es una realidad que no siempre las cosas nos resultan como deseamos, que hay veces, se presentan situaciones imposibles de controlar……de allí proviene las famosas frustraciones.

Pero porque nos sucede esto? Simplemente porque nos han enseñado e instruido de que para llegar al éxito debemos “tener” cosas, entre más “tengamos”, más felices somos. Y esto se lo debemos a “las exigencias de nuestra mente”.

Qué bueno sería que hiciéramos el ejercicio de escribir todo lo que nos pide la mente todos los días. Te aseguro que sería algo tremendamente beneficioso ya que de una forma consciente y real descubrirías que quizás para ti, lograr “la perfección” se convierte en una meta obsesiva, generando malestar e insatisfacción continua ya que las exigencias se tornan en intransigencias con nosotros mismos y con los demás; porque no lograr lo que deseamos nos produce inseguridad, culpa, rabia y desconfianza.

Lo grave de entrar y aceptar el juego que la mente nos propone todos los días es que esta nunca está satisfecha, siempre nos pide más y en la medida de que trabajamos solo para satisfacerla mayores serán sus exigencias.

Cuando estas exigencias no son satisfechas es cuando el estrés se apodera de nosotros y empezamos a generar altos grados de frustración e insatisfacción, porque sentimos que siempre nos falta, que hay algo más que queremos, que siempre hay algo más por conseguir ya que las exigencias de nuestra mente nunca son satisfechas.

Hoy quiero decirte que tu tienes el poder de cambiar esta situación y hay dos formas la primera es siempre que mi mente me exige algo preguntarme:

  • Es indispensable para mi vida esta exigencia en este momento?
  • Que voy a ganar cuando logre esta exigencia?
  • Para que quiero obtenerla?
  • Puedo continuar con mi vida de una manera tranquila si no tengo en este momento esta exigencia que me estoy haciendo?
  • Esta exigencia al obtenerla me traerá la paz que tanto estoy buscando?

Y la segunda forma de controlar estas exigencias de la mente es llevando mis pensamientos al corazón y actuar desde allí.

Cuando nosotros empezamos a actuar guiados por el corazón y no por la razón las cosas cambian considerablemente ya que aprendemos a no ser exigentes con nosotros mismos ni con los demás, aprendemos que nadie da más de lo que puede dar, que no todos tenemos ni actuamos en la misma frecuencia vibratoria, que cada uno tiene y vive  su momento, que no tenemos las mismas capacidades, que tenemos diferentes maneras de ver las cosas, que tenemos diferentes gustos, que tenemos diferentes aspiraciones, que vemos la vida con diferente óptica. Aprendemos a  ACEPTAR y a RESPETAR.

El actuar y reaccionar desde nuestro corazón nos evita llenarnos de frustración, somos más tolerantes con nosotros mismos y con los demás, aceptamos las críticas, vemos en el otro aquello que debemos trabajar para ser mejores seres humanos, no permitimos que nuestra autoestima se vea afectada, porque le hemos quitado todo el poder al ego y por lo tanto será nuestro corazón el que actuará en armonía, respeto, tolerancia y sabiduría.

Debemos trabajar para evitar que nuestras exigencias se conviertan en problema, por lo tanto es indispensable cambiar nuestras prioridades y aspiraciones, tendremos entonces que aprender a aceptar nuestras limitaciones y las limitaciones de los demás, entendiendo que cada uno las irá superando o aprendiendo de ellas en el momento que le corresponde.

No permitamos que nuestras frustraciones sean las exigencias que les hacemos a nuestros hijos para ver cumplido en ellos algo que nosotros no pudimos lograr, ni hagamos que nuestra pareja sea el que nos tendrá de llenar de todas las carencias materiales que nunca pudimos tener.

Con esto no quiero decir que debemos pasar la vida sin sueños ni exigencias. Las exigencias nos ayudan a cumplir sueños. Las exigencias nos ayudan a llegar a donde queremos.

La verdadera exigencia que debemos tener por lograr es trabajar para SER y no trabajar para solo  TENER.

Con infinito amor,

Beatriz Elena

Inspiración para todos los
días en Facebook.

Beatriz Elena Navia M. - 2019
¡DESCARGA GRATIS!

Los 4 Pasos Espirituales para VIVIR LIBRE DE ENFERMEDAD

Autorizo el tratamiento de mis datos personales. HE ENTENDIDO la información sobre Protección de Datos y Política de Privacidad y doy el consentimiento informado y no tengo ninguna duda al respeto. A través de estos datos, también recibirás acceso a nuestras comunicaciones, ofertas exclusivas y consejos útiles. Nunca compartimos tu información con terceros y puedes darte de baja en cualquier momento.
¡Descárgalo e inicia tu auto-sanación!
Descarga el Mapa de Ruta
Asegúrese de completar todos los espacios.