September 12, 2016

La Compasión: El Valor Que Nos Humaniza

Estamos viviendo en una sociedad inmensamente egoísta. Una sociedad en la cual permanentemente nos alimentan el deseo voraz de tener que ser los mejores a costa de lo que sea, donde nos es permitido que para salir adelante o conseguir nuestros objetivos o sueños podemos acudir a cualquier tipo de prácticas con tal de lograr lo deseado. Incluso desde niños algunos padres y  profesores aceptan, permiten y estimulan el desarrollo de actividades que alteren los sentimientos y comportamientos de los demás.

Esta triste realidad nos aleja cada minuto de nuestro camino. Con esto nuestra misión de vida estará cada vez más lejana. Con esto nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y nuestros comportamientos serán solo para  alimentar nuestro ego y lograr solo nuestro bienestar.

Hoy quiero volver a hablar de un tema para mi vital en nuestro camino espiritual.

Pasión-com  

Padecer-com.

Lo primero que tenemos que hacer es diferenciar la compasión de la lástima.

La lástima nos pone por encima de la otra persona, creyéndonos mejor o superior a ella. Sentir lástima no dignifica a nadie por el contrario empobrece a la otra persona.

La compasión en cambio te acerca a la otra persona porque te reconoces en ella; comprendes que tú tienes fortalezas y debilidades y que en iguales circunstancias tú hubieras actuado de la misma manera.

La compasión, te libera de los juicios “eso es bueno”, “eso es malo”, te ayuda a aceptar el comportamiento de los demás así no lo compartas porque solo la otra persona es dueña y  conoce lo que hay en su corazón.

La compasión nos permite abrir los ojos a las necesidades de los demás, nos ayuda a  soltar los candados de nuestro corazón y poder conectarnos con las necesidades de los otros.

La compasión es la manifestación más grande y maravillosa del amor, es aprender a aceptar al otro con sus más y sus menos, es comprender que en el otro también esta Dios, es abrir los ojos y los oídos del alma para poder escuchar y acompañar desde el amor su sufrimiento, es entender que todos, según el nivel de consciencia, tenemos nuestros motivos para actuar como lo hacemos, es entender y respetar que la naturaleza de las personas está determinada por los cuentos  escuchados, por todo lo visto, por las mentiras que creemos, por todo lo que aprendimos de nuestros padres, por las verdades que vivimos, por cada cosa que callamos, por todas las desaprobaciones recibidas, en resumen  por toda nuestra historia personal.

La compasión nos humaniza, nos hace ver y contemplar a los demás en nuestro propio Ser y nuestra propia Alma.

La compasión comienza por uno mismo.

Somos seres humanos en desarrollo, que sufrimos y experimentamos soledad y amargura, tenemos que cuidarnos y atendernos, para poder prepararnos y poder cuidar y atender a los demás.

Si queremos recibir felicidad, regala felicidad, si no queremos sufrir,  no hagas o provoques sufrimiento en los demás.

La compasión la podemos expresar de diferentes maneras y no depende de los recursos económicos que tengamos. Yo soy compasivo al dar un abrazo con el corazón, yo soy compasivo al escuchar con atención y respeto, yo soy compasivo al decir la palabra apropiada, yo soy compasivo al expresar con una sonrisa mi aceptación, yo soy compasivo al mirar a mi vecino con amor, yo soy compasivo al colaborar cuando otro me necesite, yo soy compasivo al cuidar el transporte público de mi ciudad, yo soy compasivo cuando ayudo al otro a sortear una dificultad, yo soy compasivo cuando actuó para hacer más agradable la vida del otro, yo soy compasivo cuando comparto un pedazo de pan, yo soy compasivo cuando brindo a una persona enferma un poco de mi compañía, yo soy compasivo cuando no boto basura a la calle, yo soy compasivo cuando cuido los recursos naturales, yo soy compasivo cuando respeto las actuaciones de los demás, yo soy compasivo cuando………….

Llenemos nuestro corazón de sensibilidad y actuemos. No esperemos a que sean los otros los que actúen, si no reformamos nuestra mente, sino la humanizamos y la embellecemos nunca conseguiremos nada. Los grandes cambios deben empezar por nosotros mismos.

Me encantaría que me contarás Cuando eres tu compasivo (a)?

Con infinito Amor,

Beatriz Elena

Inspiración para todos los
días en Facebook.

Beatriz Elena Navia M. - 2019
¡DESCARGA GRATIS!

Los 4 Pasos Espirituales para VIVIR LIBRE DE ENFERMEDAD

Autorizo el tratamiento de mis datos personales. HE ENTENDIDO la información sobre Protección de Datos y Política de Privacidad y doy el consentimiento informado y no tengo ninguna duda al respeto. A través de estos datos, también recibirás acceso a nuestras comunicaciones, ofertas exclusivas y consejos útiles. Nunca compartimos tu información con terceros y puedes darte de baja en cualquier momento.
¡Descárgalo e inicia tu auto-sanación!
Descarga el Mapa de Ruta
Asegúrese de completar todos los espacios.