September 12, 2016

El Poder De La Palabra Como Parte De Nuestra Creación

Cuantas veces incluso antes de terminar de decir algo nos damos cuenta que estamos diciendo una “barbaridad”?

La mayor parte del tiempo los seres humanos no nos damos cuenta de lo que decimos ni mucho menos de las consecuencia que tiene lo que estamos diciendo. Nuestras opiniones están llenas de juicios, críticas, ofensas y apreciaciones hacia nosotros mismos y hacia los demás,   que hacen mucho daño y nosotros ni nos damos por enterados.

El poder de la palabra es inmenso y si esa palabra viene cargada de  miedo, odio, ira, rencor, escases ni se diga. Hacer conscientes nuestras palabras antes de pronunciarlas debe convertirse en un trabajo continuo para evitar crear realidades llenas de tristeza y dolor.

Alguien dijo “Dios nos dio una boca y dos oídos” o sea que debemos hablar la mitad de los que escuchamos. Si al presentarse una situación en la que estemos involucrados, antes de entablar juicios y llenarnos se sentimientos negativos, indagamos en las 2 partes que fue realmente lo que sucedió, nos evitamos reaccionar con la cabeza caliente y decretar por medio de nuestras palabras situaciones altamente negativas.

La palabra es magia pura. La palabra tiene el poder de construir o de destruir. La palabra es el arma más poderosa que tenemos para crear. A través de la palabra podemos crear paz o destrucción total. Por medio de la palabra podemos hacer que los demás cambien de actitud, se sientan amados u odiados e incluso hacerles creer cosas altamente positivas o negativas.

Si nosotros continuamente estamos diciendo no puedo, no soy capaz, no me lo merezco, no tengo, soy muy de malas, eso no era para mi, me duele esto, lo más probable es que en nuestro camino se nos presentaran más de un obstáculo para llegar o lograr lo que queremos; pero si por el contrario decimos, yo si puedo, soy capaz, me lo merezco, siempre tengo, a mi todo me sale bien, soy saludable,  el camino para llegar donde queremos con toda seguridad será mucho más fácil y rápido.

Cuando nuestros juicios a través de la palabra acompañan un pensamiento o una creencia, si esta es positiva, que alegría, felicitaciones; estas creando para ti un mundo maravilloso lleno de amor y armonía. Pero cuando esas palabras las acompañan pensamientos o creencias negativas te aseguro que nos será muy difícil, por no decir imposible,  llegar a conseguir o alcanzar eso que tanto deseamos.

Debemos llegar a ser “IMPECABLE CON LAS PALABRAS”, como dice don Miguel Ruiz en sus cuatro acuerdos, nuestras palabras deben ser libres de juicios, transparentes, sinceras, amorosas, respetuosas, positivas, amables, llenas de gratitud.   Que tus palabras sean siempre el reflejo de lo que tienes y sientes dentro de tu  corazón.

Cuida mucho lo que dices de ti y de los demás, cuida tus opiniones, muchas veces es preferible callar a alimentar un concepto negativo sobre alguien o sobre nosotros. Cuida mucho como le hablas a los niños recuerda siempre que ellos son unas esponjas que absorben todo lo que les damos, lo positivo y lo negativo.

Dios creo el universo a través de la palabra. Todo era oscuridad….pero Dios hablo y……. Las palabras son un reflejo de nuestros pensamientos y creencias. Nosotros creamos nuestra realidad a través del pensamiento y las creencias, estas se transforman en palabras y luego en hechos. Aprendamos a ser conscientes de todo lo que decimos.

“Las palabras contienen la fuerza más poderosa que posee la humanidad. Podemos elegir utilizar su fuerza constructivamente con palabras de aliento, o destructivamente utilizando palabras negativas. Las palabras poseen la energía y el poder con la habilidad de ayudar, de sanar, de obstaculizar, de dañar, y de humillar.”

– Yehuda Berg

Hoy te quiero pedir un gran favor que en vez de poner un “me gusta”, en tu comentario escribas con una palabra positiva lo que eres tu. Solo una palabra.

Con infinito Amor,

Beatriz Elena

Inspiración para todos los
días en Facebook.

Beatriz Elena Navia M. - 2019
¡DESCARGA GRATIS!

Los 4 Pasos Espirituales para VIVIR LIBRE DE ENFERMEDAD

Autorizo el tratamiento de mis datos personales. HE ENTENDIDO la información sobre Protección de Datos y Política de Privacidad y doy el consentimiento informado y no tengo ninguna duda al respeto. A través de estos datos, también recibirás acceso a nuestras comunicaciones, ofertas exclusivas y consejos útiles. Nunca compartimos tu información con terceros y puedes darte de baja en cualquier momento.
¡Descárgalo e inicia tu auto-sanación!
Descarga el Mapa de Ruta
Asegúrese de completar todos los espacios.